Alianzas estratégicas para digitalizar los servicios financieros rurales

Alianzas Estratégicas para Digitalizar los Servicios Financieros Rurales

La digitalización ofrece a las instituciones financieras ubicuidad, facilidad para acceder a clientes, mejores procesos de toma de decisión, posibilidad de ser más eficientes, vías para elevar la productividad, recursos para innovar, etcétera. Los usuarios se podrían beneficiar, entre otras cosas, de mejores servicios a un costo más accesible. Desde esta perspectiva, el impacto positivo de la digitalización parece incuestionable. Sin embargo, el reporte “Servicios financieros digitales: la promoción de la inclusión financiera rural a través de la colaboración transversal”, de la Sparkassenstiftung, muestra que el acceso a los beneficios de la digitalización no es ni tan sencillo ni tan automático.

En el sector rural hacia el que la Sparkassenstiftung orienta algunos de sus enfoques de proyectos reviste un especial interés el estudiar a las instituciones financieras no bancarias, tales como cajas populares, cooperativas de ahorro y crédito e instituciones microfinancieras (entre otras), debido a las condiciones particulares del sector y a la presencia de estas instituciones en poblaciones en las que predominan estratos de población de bajos recursos económicos. ¿Cómo están implementando estas instituciones la digitalización actualmente? ¿Están beneficiándose plenamente del potencial de la innovación tecnológica?

Nuestro reporte sustenta la idea de que las alianzas estratégicas entre instituciones financieras no bancarias y empresas de tecnología financiera (fintech) pueden ayudar a avanzar en la digitalización y contribuir a mejorar la inclusión financiera. Este breve ensayo aborda el punto de vista de las instituciones financieras no bancarias sobre la digitalización, sus avances en torno a ella y los obstáculos que encuentran en dicho proceso. Sobre la base de este análisis, el texto discute la conveniencia de las alianzas entre instituciones financieras no bancarias y empresas fintech.

El término digitalización, se refiere específicamente a la codificación en dígitos de datos e informaciones, de manera que puedan ser procesados por computadoras. Seguramente, casi todas las instituciones financieras en el sector rural ya han incorporado el uso de computadoras en su operación cotidiana para ciertos procesos y difícilmente podrían realizar su trabajo sin estas herramientas. No obstante, el uso de aplicaciones móviles y el intercambio casi inmediato de información por internet aún varía significativamente entre los intermediarios financieros, especialmente los no bancarios.

El 47% de ellos indica que ya han iniciado su digitalización, mientras que un porcentaje igual indica que están interesadas en digitalizar, pero aún no han comenzado el proceso de cambio. Entre las instituciones que ya comenzaron a digitalizarse, no todas tenían una estrategia corporativa que guiase el proceso y muchas se apoyaron en asesoría externa o realizaron una alianza estratégica.

Iniciar digitalización financiera

De lo anterior, si bien la digitalización es importante para las instituciones financieras no bancarias, la motivación para digitalizarse se perfila en torno a una dicotomía en lo comercial/externo y lo operativo/interno. Más de la mitad (68%) busca mejorar sus operaciones comerciales mediante la optimización tanto de sus servicios, como de sus productos, y en el 51% de los casos intentan elevar su competitividad y eficiencia en lo comercial. Sin embargo, los beneficios de la digitalización reportados por las instituciones involucradas en este proceso se inscriben en la mayor eficiencia y productividad, el 69% de los casos. Relativamente pocas instituciones indican que la digitalización les ha servido para aumentar sus ingresos o para ampliar su margen de mercado.

Se manifiesta la necesidad de profundizar el conocimiento sobre las oportunidades que ofrece la digitalización y comprender mejor las alternativas que tienen estos intermediarios financieros para avanzar en tal proceso. ¿Cuáles son los obstáculos que impiden su avance en el proceso de digitalizarse?

La gran mayoría identifica dos obstáculos internos: la poca disponibilidad de profesionales especializados y la incompatibilidad de la infraestructura de la empresa con la tecnología requerida para digitalizarse. Cada uno de estos factores es reportado por 85% de las instituciones como impedimento a su digitalización. En cuanto a los elementos externos que impiden su avance, dos factores son señalados como “grandes” y “muy grandes” obstáculos: la falta de apoyos gubernamentales (con una frecuencia del 97%) y la falta de recursos propios (93%).

En vista del deseo de profundizar su uso de herramientas digitales y de los obstáculos señalados, ¿qué pueden hacer las instituciones para afrontar esta situación?

El reporte no solo abarca la perspectiva de las instituciones financieras no bancarias, sino también sondea el punto de vista de la vanguardia de la digitalización en el sector financiero, las llamadas empresas fintech. Las alianzas entre estos dos actores son una posibilidad para superar los obstáculos y cumplir el objetivo de las instituciones financieras no bancarias de digitalizarse.

Tanto las empresas fintech como las instituciones financieras no bancarias indicaron tener interés en realizar alianzas. Notablemente, un tercio de las empresas fintech ya ha desarrollado al menos un producto para dar servicio a zonas rurales y de población no incluida financieramente. Y, como ya fue mencionado, el 23% de las instituciones financieras no bancarias ya realizaron una alianza estratégica para digitalizarse.

Fintech digitalización financiera

Para desarrollar su digitalización y elevar la inclusión financiera, más instituciones financieras en el ámbito rural podrían generar alianzas con empresas fintech, para así superar la falta de recursos tecnológicos y de infraestructura, generar más ingresos, desarrollar economías de escala y diversificar sus mercados. La población rural se beneficiaría de un mejor acceso a los servicios financieros, aprovechando las innovaciones tecnológicas.

En síntesis, por la manera en que las instituciones financieras no bancarias comprenden la digitalización, por su experiencia en torno a ella, por las dificultades y los retos que enfrentan, conviene valorar las oportunidades de alianzas con el sector de empresas de tecnología financiera. Una vez liberado el potencial de la innovación digital, las instituciones financieras estarían en condiciones para asegurar que los beneficios de este lleguen a la población marginada que atienden. Además, serían capaces de desarrollar productos y servicios adaptados a las necesidades de la población objetivo, incorporando el nuevo conocimiento surgido a raíz de su alianza con las empresas fintech.